Veterinaria

¿Cómo lograr un efectivo control de las Moscas?

Fundamentos y estrategias para su control en la industria pecuaria

 

La industria avícola, porcina y ganadera tienen en común, que en todas ellas se producen grandes cantidades de desechos orgánicos (heces), generándose condiciones ideales para la aparición de plagas, como lo representa el problema de las moscas, sobre todo en épocas de verano.

 

Por esta razón es importante contar con un programa, que reúna los métodos más adecuados y orientados a mantener en un nivel mínimo, el grado de infestación de moscas adultas, que ayude también a reducir los efectos negativos sobre la producción pecuaria.

 

Los especialistas del departamento veterinario de Química Suiza Industrial, recomiendan que todo programa para el control de esta plaga, debe basarse en estrategias que involucren aspectos culturales, biológicos y químicos. En esta nota plantearemos pautas para la implementación de programas orientados a su control.

 

Principales efectos negativos de las moscas

- Son importantes vectores de enfermedades en animales y humanos, causadas por virus, bacterias y parásitos.

- La productividad se ve seriamente afectada, debido al estrés provocado y reflejado en una menor producción.

- Representa un impacto económico, debido al desconocimiento de métodos apropiados y coherentes para un control efectivo.

 

¿Por qué identificar las principales especies de moscas involucradas?

Es importante identificar la especie que está afectando la producción, porque es un primer paso para elegir los métodos correctos y productos más apropiados para la especie en cuestión. En general podemos decir que la especie más común es la mosca doméstica.

 

La mosca doméstica (Musca domestica) adulta es de coloración grisácea, alcanza entre 6-9 mm de longitud, y poseen cuatro líneas negras en el dorso del tórax. En su abdomen se identifican manchas de color amarillo-crema a cada lado. La hembra de esta especie, produce de 75 a 150 huevos, colocados principalmente en lugares oscuros y húmedos, seleccionando como lugar de postura, excrementos de animales o cualquier tipo de basura. El ciclo completo ocupa aproximadamente de 10 - 21 días en condiciones normales y de 7 a 10 días en verano.

 

También está la falsa mosca doméstica (Fannia cannicularis). Esta es más pequeña y habita principalmente en instalaciones avícolas. Miden entre 5 a 8 mm en etapa adulta. Poseen el torax de color pardo y abdomen con tres distintivas zonas de coloración amarillo claro. Llegan a producir de 58 a 725 huevos, y su ciclo de vida es mayor a la mosca doméstica (25 a 50 días).  Se identifican por tener un vuelo más lento y hacerlo en círculos.

 

Otra especie común es la falsa mosca de los establos (Muscina stabulans). Esta especie es más grande y robusta que la mosca doméstica. También de color gris oscuro,  el lóbulo posterior dorsal del tórax es amarillo pálido. Se le encuentra principalmente en galpones.

 

Una especie de cuidado es la mosca del establo (Stomoxys calcitrans), que se presenta en ganado de pastoreo. El estadio larvario de esta especie se desarrolla generalmente en materia vegetal en descomposición, mientras que los adultos se alimentan de sangre. Su picadura causa dolor en los animales.

 

Control Cultural

Los factores culturales para apoyar el control de esta plaga, se basan principalmente en la gestión y disposición adecuada de las heces, alimento y condiciones de las instalaciones.

 

Por ejemplo, eliminar frecuentemente las heces o mantenerlas secas, reduce las posibilidades del desarrollo larvario. En ese caso, una buena práctica es la compactación y pisado del estiércol junto a la paja de las camas, en caso de tenerlas. El grado de compactación dificulta el desarrollo larvario, y los resultados son aún mejores si se recubre.

 

Otra práctica que funciona bien, principalmente con la mosca domésticas, y otras parecidas, es cubrir las heces con abundantes cantidades de agua. Sin embargo, esta práctica puede impulsar el desarrollo de otras especies que prefieren condiciones líquidas.

 

Con respecto a las instalaciones, el diseño determina cuan fácil y efectivo puede ser controlado el sistema, con la intención de mantener el ambiente seco y cuan eficiente pueden ser las heces eliminadas.  Una fuente potencial de humedad son los bebederos, y si estos están diseñados para ser limpiados fácilmente, ayudarán en la reducción de esta plaga. De igual manera, se pueden lograr buenos resultados si las instalaciones tienen condiciones para eliminar fácilmente el agua de lluvia en zonas donde estas se presenten. Una ventilación adecuada para eliminar este exceso de humedad puede ser determinante.

 

Control Biológico

Las estrategias de control biológico radican en promover acciones que potencian y preservan las poblaciones de depredadores y parasitoides que aparecen de manera natural.

 

Un ejemplo de ello son los artrópodos: ácaros y escarabajos depredadores de huevos y larvas, que se desarrollan en producciones pecuarias muy grandes donde se acumulan grandes cantidades de heces.

 

De esta manera, desarrollando un control biológico, se puede eliminar el estiércol de manera gradual y escalonada, manteniéndola muy seca (con el control cultural) y permitiendo así, que las poblaciones de depredadores y parasitoides formen parte del sistema de control.

 

Control Químico

Una vez efectuados los esfuerzos para reducir el número de moscas mediante métodos culturales y biológicos apropiados, también será necesario recurrir a los insecticidas para alcanzar el grado de control deseado.

 

QSI cuenta con una línea de productos para el control de esta plaga, entre ellos el QSI Quita Moscas; un cebo granulado formulado a base de Acetamiprid, insecticida neonicotinoideo de última generación, que actúa sobre el sistema nervioso central de las moscas por ingesta y/o contacto.

 

QSI Quita Moscas contiene Cis-9 tricoseno, feromona sexual que actúa como atrayente, promoviendo el consumo y contacto con el producto. La formulación contiene además Benzoato de denatonio, compuesto químico amargante que evita, que el producto sea ingerido por los mismos animales o incluso el humano.

 

Se puede emplear una brocha para el pintado de superficies o con aspersores para el asperjado de superficies previamente identificadas, el nebulizado se recomienda para reducir drásticamente la población de moscas adultas de cualquier especie.

 

Es importante recalcar que, el éxito de los plaguicidas no solo radica en que tan bueno sea éste, sino fundamentalmente en cómo se maneja, prepara y aplica, estas premisas son válidas para antibióticos, desinfectantes, vacunas, y los plaguicidas no son la excepción.

 

Estos son algunos tips para el uso efectivo del QSI Quita Moscas:

- Evitar zonas de excesivo viento.

- Evitar áreas muy soleadas.

- Proteger de la lluvia.

- El excesivo polvo reduce el efecto residual.

- Entre un punto de aplicación y otro deberá existir una distancia no mayor de dos metros, para optimizar el efecto atrayente de la  feromona.

- De ser necesario, se recomienda retirar el material de cama con exceso de humedad.

- Pintar materiales de superficies no muy porosas y de preferencia de colores claros (blanco - amarillo).

- Recomendamos que las áreas pintadas se “refresquen” al menos una vez por semana, utilizando para este fin agua por aspersión.

- Ante una severa infestación, se recomienda asperjar o nebulizar QSI Quita® 100 como primer tratamiento, logrando un efecto de “choque” y rápida reducción de la población de moscas.

- Si el producto es usado por aspersión o nebulización, se recomienda hacer la aplicación en horas de la noche y dirigiendo el producto hacia las zonas altas donde las moscas reposan (techos).

- Evaluar el programa cuantificando periódicamente el número de moscas presentes (uso de tarjetas, láminas adhesivas, trampas con atrayentes, etc.).

- De ser posible identificar las especies de moscas presentes, y de ser necesario replantear el programa.

- Identificar y controlar los lugares donde las moscas beben, se alimentan y reproducen.

- Identificar y corregir las fugas de agua (goteras).

- Capacitar, involucrar y comprometer al personal de la granja.

- En épocas de verano se recomienda complementar el programa con productos larvicidas como Larvaquim®, este último, idealmente recomendado en la crianza de gallinas en jaula.

 

 

 

 

 

Galería

retroceder
avanzar

QSI, referente en la industria pecuaria